23 de enero de 2012

Sobre Trasgotauro y el final de Roll&Play!

El tema del momento es el comunidado que ha hecho Tiberio en la página de Trasgotauro del abandono del proyecto de Roll&Play!, un retroclón de D&D (concretamente de AD&D y de 3.0) en el que llevan trabajando tres años.

Las razones que han dado son, básicamente, el pobre recibimiento del título y la falta de interés aparente entre los jugadores por la marcha del proyecto. Me resulta fácil comprender que la energía y la ilusión se agoten cuando no hay nadie allí para impulsarte a seguir adelante, y no censuro a los autores por tomar la decisión de abandonarlo. La vida es corta, la teoría de la reencarnación inquietante y no hay tiempo que perder en proyectos que dejan de interesarte, por un motivo u otro, sea justificado o injustificado. Como decía Michael Caine en The Weather Man: “en esta mierda de vida hay cosas que es mejor tirar a la basura”. Y probablemente lo más importante (y doloroso) sea darse cuenta de cuándo ha llegado el momento de hacerlo.

Dramatismos aparte, supongo que hacia donde voy es que al leer esta noticia, por la cual como tantos otros me he lamentado, no me ha parecido responsable soltar el típico comentario de “¡Oh, chicos, no os rindáis, seguid adelante!” sin más. Claro, mamón, qué fácil es decir “sigue adelante” cuando no eres tú quien se deja las pestañas por desarrollar este proyecto.

No, lo que me gustaría decirles es que comprendo que estos son temas delicados. Como decía antes, si la opinión de Trasgotauro es que ya no quieren (insisto, me la sopla el motivo) seguir adelante con el proyecto, bravo. Cuanto antes se abandone, mejor.

...Pero...

Si ese momento de completa y absoluta certidumbre no ha llegado todavía, y su comunicado es más una llamada de auxilio a los aficionados, entonces lo que les diría es lo siguiente: cuando no llega el feed-back bueno sobre tu trabajo, antes de quemar los barcos lo mejor es abrir mesa redonda, agarrarte los machos y pedir el feed-back malo.

Cuidado, no estoy diciendo que durante el proyecto Trasgotauro no aceptara ninguna crítica externa (desconozco los detalles). Lo que digo es que una cosa es presentar un proyecto y ver qué dice la gente, y otra muy distinta plantear “Bueno, tertulianos, sabemos que esto ha sido un fiasco. Ahora decidnos los motivos”.

Me parecería una maniobra inteligente por parte de Trasgotauro porque conseguirían, en primer lugar, que se volviera a hablar del proyecto. Volverían a tener a la gente implicada y acabarían con la indiferencia que estaba minando la moral de sus editores. Y en segundo lugar, pero no por ello menos importante, tener la capacidad de hacer un mejor producto, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Parece que la mitad del trabajo ya está hecho: al fin y al cabo se está hablando del tema. Personalmente, si estuviera en su lugar, trataría de aprovechar esta oportunidad: renombraría el proyecto, crujiría los nudillos, cogería aire y empezaría de nuevo, salvando lo que se pudiera.

O bien cogería todo y le prendería fuego, sin que me temblara la mano. Soy así.

Hagan lo que hagan, les deseo lo mejor.

3 comentarios:

Athena dijo...

Me pregunto qué publicidad y difusión le dieron al proyecto desde el principio, y si consiguieron aunque fuera un poco de feedback desde las primeras versiones que vieran la luz.

También me parecen locos esos plazos de desarrollo de 2 meses que comentan, ¡poquísimo tiempo!

Tiene muchos comentarios la entrada, voy a empapármelos a ver qué se cuenta la gente, parece que hay muchos interesados, aunque los autores piensen que no.

Gary Arkham dijo...

Bueno, los dos meses de desarrollo me parece algo anecdótico, porque al fin y al cabo se puede hacer un producto interesante y que llame la atención en un par de meses. No todos los juegos necesitan un año de testeo de reglas.

Lo importante es que han generado polémica (no digo que de forma intencionada), y eso les beneficia. Deberían hacer uso de ella.

Verena dijo...

Sí, mucha gente ha reaccionado a la noticia, menudo río de comentarios!