23 de marzo de 2013

X-Wing Miniaturas

A estas alturas muy poco se puede decir ya que no se haya dicho sobre este juego en toda la blogosfera. Sin embargo, me gustaría dar una visión personal que no he encontrado acerca de este juego. Nos acercamos con la prudencia con la que hay que hacer uso cuando se trata de un producto de franquicia. Y más cuando esa franquicia es Star Wars. Y máxime cuando hasta la fecha, pocos productos relacionados con ella han rallado a niveles aceptables.

¿Pero esto no era un sacacuartos?
Hace ya un año que Fantasy Flight anunciaba la adquisición de los derechos para producir una serie de juegos basados en la franquicia de Star Wars. Poco después supimos de la intención de desarrollar y publicar un juego de miniaturas de combate espacial, un juego de cartas (un LCG a punto de salir en español) y un juego de rol.

Después de haberse metido la pata reiteradamente en esta franquicia (como si de un Gungan estúpido se tratase), era natural el recelo del respetable, por lo que la reacción de mucha gente fue la de anunciar un "sacacuartos". Del LCG me cuesta encontrar un review objetivo, por lo que todavía no estoy seguro de probarlo (llevo meses esperando la salida de Netrunner -juegazo-). Del juego de rol no tengo ni idea, así que dejo a mi compañero de Rol Fandango decidir si merece mención siquiera. Pero este X-Wing bien merece la pena.

A día de hoy, con unos cuantos fines de semana curtidos en batallas, el juego tiene en mi opinión un equilibrio calidad/precio más que aceptable. Y en cuanto a si es un sacacuartos queda descartado: Ya me ha dado por el mismo precio más horas de diversión que otros, videojuegos incluidos. Y el futuro se presenta todavía repleto de más diversión.

¿Por qué gusta X-Wing?
Pues porque como dijo Yoda: "es más rápido, más fácil, más seductor..." así que es imposible, sobre todo para un fan de Star Wars, no caer en el Reverso Tenebroso del vicio.

X-Wing tiene la virtud del juego de tablero de un rápido y sencillo montaje. El reglamento se lee en un momento, y la mecánica del juego te pone sobre la marcha en acción. Antes de que te des cuenta estás moviendo tu X-Wing (o tus TIE) y tirando dados para derribar al rival.

Como juego de miniaturas tiene la virtud de tener una calidad (prepintado incluído) sobre la media. De esta forma, no hay por qué deprimirse intentando hacer florecer al artista que no llevamos dentro en un esfuerzo sobrehumano por adecentar nuestras naves para la batalla. Y por tanto, no requiere de ese tiempo adicional tan escaso en las vidas de muchos de nosotros para montar y pintar. Si tienes tiempo es para sacar las naves, los dados, desplegar y empezar una batalla.

Aparte de su sencillez e inmediatez, engancha mucho las opciones que hay para personalizar y mejorar los perfiles de pilotos como Luke Skywalker o Darth Vader, lo que le da al juego la suficiente profundidad estratégica (o el famoso metajuego) y táctica para no estar siempre jugando lo mismo. Conforme más expansiones vas añadiendo a tu caja básica, más variedad y combinaciones tienes disponibles.

Hay que comentar también, que con buen ojo, el juego ya ha salido con reglas de torneo para satisfacer al sector más competitivo. Estos torneos se están popularizando cada vez más, acordes con la expansión que está teniendo el juego.

Un predecesor
Lo que más me ha satisfecho ha sido reencontrarme en cierto modo con todo un clásico de mi PC de los '90: X-Wing, el simulador de LucasArts. De las pocas y breves escenas cinematográficas en las que se ven combatir las naves del universo Star Wars es difícil extraer mucha información acerca de sus características. Y aparte de lo que se pudiese leer de otras fuentes, no hubo experiencia comparable con la del pilotaje a mandos de un X-Wing, un A-Wing o un Y-Wing (y las contrapartidas imperiales en posteriores secuelas como X-Wing vs TIE Fighter). Gracias a este juego muchos aprendimos todo sobre la versatilidad del X-Wing, la robustez del Y-Wing y la maniobrabilidad y fragilidad del A-Wing. Así mismo, combatiendo contra las naves del Imperio aprendimos sobre la velocidad de los TIE o el peligro de los Interceptores.

Y en X-Wing Miniaturas tengo la sensación de que se sigue este patrón, por lo que me ha supuesto la alegría de reproducir aquellos combates del PC ahora en mesa.

Y además...
Hace poco se publicó la noticia de que WizKids va a producir un juego que utilizará las mismas plantillas de maniobras que X-Wing, pero con naves de Star Trek. Los diseñadores ya han dicho que la intención es que sea claramente compatible con X-Wing. Así que dentro de poco podríamos estar viendo batallas SW vs ST?

Resumiendo
X-Wing es un juego de miniaturas que merece una oportunidad, siempre y cuando seamos capaces de librarnos por unos instantes de cualquier prejuicio (justificado o no) que tengamos hacia la saga. Y para los acérrimos un imprescindible a probar.



Que la Fuerza os acompañe.

4 comentarios:

Gary Arkham dijo...

Cool, habrá que probarlo :D

Emilio Domínguez dijo...

Me ha hecho gracia que lo hayas colgado, pues había estado mirándolo hace poco :). El úncio problema es que requiere de una inversión grande(no si lo comparamos con infinity). Aparte, me imaginaba las naves más grandes pero al verlas así me he deprimido.

Selenio dijo...

El juego mola mucho y, aunque las naves/expansiones son caras a mi parecer, como juego no puede decirse que sea caro para lo que ofrece.

La lástima es que si se quiere mantener la escala (y se quiere por lo que sé), nunca vamos a poder ver un destructor estelar o una fragata de batalla Mon Calamari... y eso molaría un puñao!

Ahora habrá que ver por dónde continuan cuando terminen las naves de la trilogía clásica.

Selenio.

Sergio dijo...

El Attack Wing tiene incluso mejor pinta que el original. Creo que voy a picar :)